¿Quién fue y por qué está ahí?

Texto y fotos: Adid Jiménez

Desde las grandes urbes hasta los más pequeños poblados; en medio de parques o en el cruce de caminos, las ubicaciones son variadas pero la finalidad siempre es la misma: alzar un monumento digno de los personajes ilustres de la historia, ya sea a nivel local, nacional o internacional, justo ahí, en un sitio donde todos puedan verlos.
En cuanto a Morelia, los monumentos a personajes destacados abundan, especialmente en el primer cuadro de la ciudad. Sin embargo, en algunos casos no es posible saber con precisión quiénes son esos personajes o cuáles sus méritos para ser inmortalizados, debido a la ausencia de una placa descriptiva o el poco espacio para desglosar sus biografías.

Este reportaje gráfico pretende dar a conocer un poco más de la vida y obra de algunos personajes inmortalizados en piedra o bronce. No aparece en la lista José María Morelos y Pavón, hijo pródigo de la capital michoacana, porque por sí mismo merece un trabajo aparte.

Monumento al emperador Cuauhtémoc, último emperador azteca. La estatua se encuentra ubicada en el parque que lleva su nombre.

Cuauhtémoc: El último emperador azteca nació en el año de 1502 en Ixcateopan de Cuauhtémoc, en lo que actualmente es el estado de Guerrero. Fue hijo de Ahuizotl y de la princesa Tlalaicápatl. Su nombre está compuesto por las voces náhuatl cuautli, que significa “águila”, y témoc, que se traduce al español “que baja”. Se entiende como el águila que cae sobre su presa.
Tocó a Cuauhtémoc un momento muy difícil en el imperio azteca, debido a la llegada de los españoles y los posteriores conflictos contra ellos. Se recuerda la forma en la cual Hernán Cortés ordenó que se le quemaran los pies al último emperador azteca para que confesara la ubicación del supuesto tesoro de Moctezuma.
Murió ahorcado en Honduras, en 1525, durante una expedición encabezada por Hernán Cortés, quien ordenó que el emperador azteca fuera colgado de una ceiba. Su monumento está ubicado en el céntrico Bosque Cuauhtémoc, parque que lleva su nombre.

Monumento a Melchor Ocampo, político mexicano. La estatua se encuentra ubicada en la plaza que lleva su nombre.

Melchor Ocampo: Su nombre completo fue José Telésforo Juan Nepomuceno Melchor de la Santísima Trinidad Ocampo Tapia. Nació en 1814 en la Hacienda de Pateo, actual Maravatío. No se sabe quiénes fueron sus padres, pero fue adoptado por una rica hacendada de nombre Francisca Xaviera Tapia.
Estudió Derecho, pero también realizó estudios científicos en los campos de la agricultura, la astronomía, química y geología. Fue diputado, senador, gobernador de Michoacán y secretario de Estado en varias ocasiones. Intentó asumir la Presidencia de México en 1850, pero perdió las elecciones ante Mariano Arista.
Es recordado por ser el autor de las Leyes de Reforma, impulsadas por el entonces presidente Benito Juárez. Este conjunto de leyes favorecieron la separación de la Iglesia y el Estado, lo cual no gustó a los conservadores de la época, quienes lo apresaron y fusilaron un 3 de junio de 1861 cerca de Tepejí del Río. Su estatua se encuentra en el corazón de la ciudad, en el Centro Histórico, mientras que su corazón se encuentra en el Colegio de San Nicolás, institución que secularizó y reabrió en 1846.

Monumento Benito Juárez, presidente de México. La estatua se encuentra ubicada en la plaza que lleva su nombre.

Benito Juárez: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”. Esta es la frase más conocida de Benito Juárez García, político liberal mexicano nacido en San Pablo Guelatao, Oaxaca, un 21 de marzo de 1806. En su infancia fue pastor, y en 1834 obtuvo el título como licenciado en Derecho.
Ocupó varios cargos: desde regidor municipal, diputado, juez civil, magistrado del Tribunal Superior de Justicia y gobernador de Oaxaca. Sin embargo, destacan en su biografía dos puestos clave: presidente de la Suprema Corte de Justicia y finalmente presidente de la República. Justamente al presidir el destino de México tocó a Juárez lidiar con tiempos convulsos, debido a las disputas entre liberales y conservadores.
Salió adelante tanto en la guerra de Reforma como en la ocupación francesa, que luego derivó en la imposición del Segundo Imperio. El Benemérito de las Américas fue reelecto presidente varias veces. Su monumento puede ser visitado en la Plaza de Armas de Morelia, en el Centro Histórico de la ciudad.

Monumento a los niños españoles exiliados durante el gobierno de Franco. La estatua se encuentra ubicada en la calle Ignacio Zaragoza.

Los niños de Morelia: Es el monumento más reciente de los que conforman este recuento. Está ubicado en la calle Ignacio Zaragoza, peatonalizada recientemente. La estatua recuerda a los más de 400 infantes españoles que llegaron a México en 1937 acompañados por algunos profesores. Se les dijo que harían “una expedición”, pero en realidad partieron al exilio debido a la Guerra Civil española que inició en 1936 y concluyó en 1939.
Lázaro Cárdenas del Río fue el presidente que decretó que el Estado se haría cargo de la manutención de estos niños, quienes al llegar tenían entre cuatro y 15 años de edad. Amalia Solórzano, esposa del presidente, fue quien más se preocupó por los infantes. Para ellos se creó el internado España-México, institución que aún existe pero que cambió su ubicación.
Estos niños fueron la vanguardia de lo que es conocido como el Exilio Español, una migración obligada en un intento por huir de la brutal dictadura de Francisco Franco. Se calcula que un aproximado de 30 mil ciudadanos españoles llegaron a México hasta la década de los 40 del siglo XX.

Monumento a Vasco de Quiroga, benefactor de las comunidades indígenas de Michoacán. La estatua se encuentra ubicada en el Jardín de las Rosas.

Vasco de Quiroga: También conocido como Tata Vasco, fue un sacerdote nacido en Madrigal de las Altas Torres, Ávila, España, cerca de 1470. Llegó a México en 1531 con el cargo de oidor. Su primera misión consistió en calmar los ánimos en el territorio michoacano debido al maltrato que sufrían los habitantes originarios de estas tierras por parte de los españoles.
Tata Vasco, como fue nombrado cariñosamente por los habitantes purépechas, se convirtió en su defensor y procuró mejoras en sus poblaciones. Así fue como logró la urbanización de varias localidades además de la construcción de hospitales, principalmente en Pátzcuaro.
Vasco de Quiroga falleció en 1565, en la ciudad de Uruapan, en cuya catedral fueron enterrados sus restos. En Morelia su monumento puede ser visitado en el céntrico Jardín de las Rosas.

Monumento a Miguel de Cervantes Saavedra, escritor español. La estatua se encuentra ubicada en el Jardín de las Rosas.

Miguel de Cervantes Saavedra: Una cosa es segura: la vida del famoso escritor estuvo llena de aventuras. Nació en España, en Alcalá de Henares, en 1547. Durante su niñez radicó en varias ciudades de España, obligado por las deudas de su padre, quien huía de sus acreedores. Aún así, al progenitor del escritor lo arrestaron en 1551 y le embargaron todos sus bienes.
Algunos años después, Miguel de Cervantes seguiría los pasos de su padre: debido a problemas con la justicia, huyó de España y se instaló en Roma, donde se unió a la milicia. Participó en la batalla de Lepanto en 1571. Durante la lucha recibió el disparo de un arcabuz en la mano izquierda, que a partir de entonces le quedó inutilizada.
Estuvo preso al menos en dos ocasiones: en 1575, luego de ser esclavizado por piratas turcos, y en 1587, mientras tenía el cargo de Comisario de Provisiones en la Armada Invencible. Fue durante la segunda aprehensión que se especula que concibió su obra cumbre: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Murió en 1616, no sin antes dejar un importante legado literario. Además del Quijote, dejó al menos otros 27 textos, entre poemas, obras de teatro y novelas. Su monumento se encuentra en el céntrico Jardín de las Rosas.

Monumento al general Epitacio Huerta, gobernador de Michoacán. La estatua se encuentra ubicada en la plaza del Carmen.

Epitacio Huerta: Su nombre completo fue José Epitacio Deciderio Huerta Solorio. Nació en Coeneo, Michoacán, en 1827. Campesino en sus inicios, optó por la carrera militar y vio acción durante la invasión estadounidense en 1846. Para ese momento era teniente.
Se levantó en armas contra la dictadura de Antonio López de Santa Anna en 1854. Posterior a este hecho obtuvo el grado de general de brigada. Cuatro años después se convirtió en gobernador de Michoacán, cargo que ocupó hasta 1862.
Epitacio Huerta es el nombre que se le dio a un municipio michoacano en honor del general. Está ubicado al noroeste y limita con los estados de Querétaro y Guanajuato, además de los municipios de Contepec y Maravatío. El monumento del ex gobernador puede ser visitado en la céntrica plazuela del Carmen.

Monumento al general Santos Degollado, gobernador de Michoacán. La estatua se encuentra ubicada en la plaza del Carmen.

Santos Degollado: Nacido en Guanajuato en 1811, su nombre real fue José Nemesio Francisco Degollado Sánchez, sin embargo adoptó el nombre de Santos debido a la fecha en la cual fue bautizado. Su familia fue partidaria del movimiento independentista, lo cual les costó la confiscación de todos sus bienes por parte del gobierno virreinal español. Quedó huérfano a los seis años.
Se mudó a Morelia en 1828. Obtuvo un trabajo administrativo en la Catedral, pero en 1835 ingresó a la política bajo la tutela de Melchor Ocampo. En 1854 se unió a la rebelión contra la dictadura de Santa Anna, durante la cual vio varias victorias, pero también muchas derrotas. Fue gobernador de Michoacán de 1857 a 1858.
Falleció en 1861, al ser emboscado por los conservadores que él mismo pretendió castigar luego del asesinato de Melchor Ocampo. Su monumento se encuentra ubicado en la céntrica plazuela del Carmen.

Monumento a Antonio de Mendoza, virrey de la Nueva España. La estatua se encuentra ubicada en el cruce de la avenida Morelos Norte y calle Del Trabajo.

Virrey de Mendoza: Nacido en España con el nombre de Antonio de Mendoza y Pacheco, fue el primer virrey de la Nueva España desde 1535 hasta 1550. Un año después tendría el cargo de virrey de Perú, donde murió en 1552.
El monumento dedicado al virrey tiene dos placas de bronce: una con la cédula de la fundación de la Nueva Valladolid, hoy Morelia, y otra donde se recuerda que un 12 de octubre de 1992 la estatua fue destruida durante una protesta por los 500 años de la llegada de Colón a territorio americano.

Monumento al Pípila, héroe de la lucha por le independencia. La estatua se encuentra ubicada en el cruce de las calles Héroe de Nacozari, Morelos Norte y la calle Manuel Buendía.

El Pípila: Aún cuando algunos historiadores aseguran que este personaje no existió, muchos otros lo defienden y aseguran que se trató de un minero nacido un 3 de enero de 1782 en San Miguel el Grande, Guanajuato, con el nombre de Juan José de los Reyes Martínez Amaro.
Se unió al movimiento encabezado por Miguel Hidalgo y Costilla al poco tiempo de iniciado. Al Pípila se le recuerda por un acto de extremo valor durante la toma de la Alhóndiga de Granaditas: los pobladores de Guanajuato y algunos soldados se refugiaron en la bodega de granos, cuya toma resultaba casi imposible por parte de las tropas de Hidalgo. Por esta razón, el minero tomó una pesada loza para cubrirse de los disparos y con una antorcha y ocote quemó la puerta principal del sitio.
La estatua del minero está ubicada en el cruce de las calles Morelos Norte, Manuel Buendía y Héroe de Nacozari. En lo alto de la fuente, el Pípila sostiene la loza en la mano izquierda, la antorcha en la derecha y dirige su mirada hacia Guanajuato, su estado natal.

Comments are closed.

Facebook
Twitter
Instagram
YouTube